Problemas de Aprendizaje

¿Con Qué Frecuencia Ocurren las Discapacidades Específicas del Aprendizaje?
¡Son muy comunes! Hasta 1 de cada 5 personas en los Estados Unidos tiene una discapacidad específica del aprendizaje. Casi 3 millones de niños (de 6 a 21 años de edad) tienen alguna forma de la discapacidad y reciben educación especial en la escuela. De hecho, la mitad de todos los niños que reciben educación especial tienen una discapacidad específica del aprendizaje (Reporte Anual al Congreso, Departamento de Educación de los Estados Unidos, 2007). Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente.
¿Cuáles son las Señales de una Discapacidad Específica del Aprendizaje?
No hay ninguna señal única que indique que una persona tienen una discapacidad específica del aprendizaje. En el pasado, los expertos buscaban una diferencia notable entre el progreso escolar actual y el nivel de progreso que podría lograr, dada su inteligencia o habilidad. También hay ciertas indicaciones que podrían significar que el niño tiene una discapacidad específica del aprendizaje. Estas están incluídas más abajo. La mayoría de ellas están con las tareas de la escuela primaria, ya que las discapacidades específicas del aprendizaje tienden a ser descubiertas en la escuela primaria. Es probable que el niño no exhiba todas estas señales, o aún la mayoría de ellas. Sin embargo, si el niño exhibe varios de estos problemas, entonces los padres y el maestro deben considerar la posibilidad de que el niño tenga una discapacidad específica del aprendizaje. Cuando el niño tiene una discapacidad específica del aprendizaje:

  • Puede tener problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar las palabras o conectar las letras con sus sonidos;
  • Puede cometer errores al leer en voz alta, y repetir o detenerse a menudo;
  • Puede no comprender lo que lee;
  • Puede tener dificultades con deletrear palabras;
  • Puede tener una letra desordenada o tomar el lápiz torpemente;
  • Puede luchar para expresar sus ideas por escrito;
  • Puede aprender el lenguaje en forma atrasada y tener un vocabulario limitado;
  • Puede tener dificultades en recordar los sonidos de las letras o escuchar pequeñas diferencias entre las palabras;
  • Puede tener dificultades en comprender bromas, historietas cómicas ilustradas, y sarcasmo;
  • Puede tener dificultades en seguir instrucciones;
  • Puede pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que suena similar;
  • Puede tener problemas en organizar lo que él o ella desea decir o no puede pensar en la palabra que necesita para escribir o conversar;
  • Puede no seguir las reglas sociales de la conversación, tales como tomar turnos, y puede acercarse demasiado a la persona que le escucha;
  • Puede confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números;
  • Puede no poder repetir un cuento en órden (lo que ocurrió primero, segundo, tercero);
  • Puede no saber dónde comenzar una tarea o cómo seguir desde allí.

Si el niño tiene problemas inesperados al aprender a leer, escribir, escuchar, hablar, o estudiar matemáticas, entonces los maestros y los padres pueden investigar más. Lo mismo es verdad si el niño está luchando en cualquiera de estas destrezas. Es posible que el niño tenga que ser evaluado para ver si tiene una discapacidad específica del aprendizaje.

¿Y la Escuela?
Las discapacidades específicas del aprendizaje tienden a ser diagnosticadas cuando los niños llegan a la edad escolar. Esto es porque la escuela se concentra en aquellas cosas que pueden  ser difíciles para el niño—leer, escribir, matemática, escuchar, hablar, razonar. Los maestros y los padres observan que el niño no está aprendiendo como se esperaba. Es posible que la escuela solicite una evaluación para ver cuál es la causa del problema. Los padres también pueden solicitar una evaluación. Con trabajo duro y la ayuda apropiada, los niños con discapacidades específicas del aprendizaje pueden aprender más fácil y exitosamente. Para los niños en edad escolar (incluyendo los niños preescolares), los servicios de educación especial y servicios relacionados son fuentes de ayuda importantes. El personal escolar trabaja con los padres del niño para desarrollar un Programa Educativo Individualizado (“Individualized Education Program,” o IEP). Este documento describe las necesidades únicas del niño. También describe los servicios de educación especial que serán proporcionados para cumplir con aquellas necesidades. Estos servicios son proporcionados sin costo alguno para el niño o la familia. Los apoyos o cambios en la sala de clases (a veces éstos son llamados acomodaciones) ayudan a la mayoría de los alumnos con una discapacidad específica del aprendizaje. Usted encontrará algunas acomodaciones comunes enumeradas bajo la sección “Consejos para los Maestros” en esta publicación. La tecnología asistencial también puede ayudar a muchos alumnos a sobrepasar sus problemas del aprendizaje. La tecnología asistencial puede variar desde equipos de “baja tecnología” tales como grabadoras hasta herramientas de “alta tecnología” tales como máquinas de lectura (que leen libros en voz alta) y sistemas de reconocimiento de la voz (que permiten al alumno “escribir” por medio de hablarle a la computadora). Es importante recordar que el niño puede necesitar ayuda tanto en la casa como en la escuela. Los recursos enumerados más abajo ayudarán a las familias y maestros en averiguar más sobre las muchas formas de ayudar a los alumnos con una discapacidad específica del aprendizaje.
Consejos para Padres
  1. Aprenda más sobre las discapacidades específicas del aprendizaje. Mientras más sabe, más puede ayudarse a sí mismo y a su niño. Vea la lista de recursos y organizaciones que se encuentra al final de esta publicación.
  2. Elogie a su niño cuando a él o ella le vaya bien. Los niños con discapacidad del aprendizaje rinden bien en una variedad de cosas. Averigüe cuáles cosas le gustan a su niño, tales como bailar, jugar fútbol, o trabajar con las computadoras. Déle bastantes oportunidades a su niño para perseguir sus fortalezas y talentos.
  3. Averigüe cómo su niño aprende mejor. ¿Aprende por medio de experiencias prácticas, o por medio de mirar o escuchar? Ayude a su niño a aprender por medio de sus áreas de fortaleza.
  4. Deje que su niño ayude con las tareas domésticas. Estas pueden aumentar su confianza y destrezas concretas. Mantenga las instrucciones simples, divida las tareas en pasos pequeños, y recompense los esfuerzos de su niño con elogios.
  5. Haga las tareas escolares una prioridad. Lea más acerca de cómo puede ayudar a su niño a tener éxito con las tareas. (Vea la lista de recursos al final de esta publicación.)
  6. Ponga atención a la salud mental de su niño (¡y a la suya!). Esté dispuesto a recibir asesoramiento, el cual puede ayudar a su niño a tratar con las frustraciones, sentirse mejor acerca de sí mismo y aprender más sobre las destrezas sociales.
  7. Hable con otros padres cuyos niños tienen problemas del aprendizaje. Los padres pueden compartir consejos prácticos y apoyo emocional. Visite al NICHCY y busque la Hoja de Recursos Estatales para su estado (www.nichcy.org/Pages/StateSpecificInfo.aspx). La hoja identificará grupos de padres en su estado, incluyendo cualquier enfocado en las discapacidades del aprendizaje (busque bajo la sección “Disability-Specific Organizations”), el centro de educación e información (PTI), y el programa Padre a Padre (bajo “Organizations Especially for Parents”).
  8. Reúnase con el personal escolar y ayude a desarrollar un plan educacional para tratar con las necesidades de su niño. Planifique las acomodaciones que su niño necesita.
  9. Establezca una relación de trabajo positiva con el maestro de su niño. Por medio de la comunicación regular, pueden intercambiar información sobre el progreso de su niño en casa y en la escuela.